El pensamiento “¿quién soy yo?” según Ramana Maharshi - Miedo a la muerte

El pensamiento “¿quién soy yo?” según Ramana Maharshi

El pensamiento “¿quién soy yo?” según Ramana Maharshi

Publicado en 8 Abr, 2016 por Naren Herrero


Por “sincronismos” de la vida estos días estoy leyendo las enseñanzas de Ramana Maharshi, enseñanzas que ya había leído pero que ahora me dejan más huella (cada cosa llega cuando debe, supongo). Ramana era un sabio bastante silencioso, hablaba y escribía poco, y su enseñanza escrita disponible es reducida, pero es tan profunda que no hace falta más. Simplificando, su enseñanza fundamental es la auto-indagación utilizando la pregunta “¿Quién soy yo?”.



Todos creemos ser nuestro cuerpo, nuestro nombre, nuestra reputación; creemos ser nuestras ideas, gustos, opiniones; creemos ser nuestros sentimientos y pensamientos. Sin embargo, Ramana habla de una fuente profunda que nunca cambia y que solo puede ser experimentada si se aquieta la mente, que es de donde surge todo aquello que consideramos nuestro “yo”. Dice Ramana sobre cómo aquietar la mente:

“Mediante la indagación ‘¿Quién soy yo?’. El pensamiento ‘¿Quién soy yo?’ destruirá todos los demás pensamientos y, tal como al final se quema el palo que se usa para atizar una pira funeraria, finalmente también se destruirá. Entonces surgirá la realización del Ser”.

En su método, radical, Ramana propone ya no eliminar el pensamiento negativo, sino directamente todo tipo de pensamiento excepto “¿Quién soy yo?”. Cómo hacer esto y para qué está claramente explicado en la respuesta del sabio a uno de sus discípulos.

Pregunta el discípulo: ¿Cuál es la manera de tener constantemente presente el pensamiento ‘Quién soy yo’?

Dice Ramana:

“Cuando surgen otros pensamientos no se ha de ir en pos de ellos, sino que uno debe preguntarse: ‘¿A quién se le ocurrieron?’. No importa cuántos pensamientos surjan; a medida que aparezcan, uno ha de preguntarse con diligencia: ‘¿A quién se le ha ocurrido este pensamiento?’. La respuesta que aparezca será: ‘A mí’. Si a continuación uno se pregunta: ‘¿Quién soy yo?’, la mente regresará a su fuente, y el pensamiento que había surgido se aquietará. Con la continua repetición de esta práctica, la mente adquirirá la habilidad de permanecer en su fuente”.

Uno considera que la realidad es aquello que percibimos con los sentidos y con nuestra mente, pero para la tradición hindú la realidad es aquello que nunca cambia y que no depende de nada ni nadie más. Si uno analiza la cuestión, se da cuenta de que nada de lo que conoce corresponde con la definición hindú de lo que es “real”.

Continúa Ramana:

“Cuando la mente, que es sutil, sale a través del cerebro y de los órganos sensoriales, aparecen las formas y los nombres burdos; cuando permanece en el corazón, las formas y nombres desaparecen… Así, cuando la mente permanece en el corazón, el ‘yo’, que es la fuente de todos los pensamientos, desaparecerá, y resplandecerá el Ser que siempre existe”.

Este proceso de interiorización de la atención, además de ser difícil, puede dar un poco de vértigo porque hace falta aceptar que, en realidad, uno no es lo que piensa o lo que siente. De todos modos, si uno entiende que lo que busca (y va a encontrar, si Dios quiere) es algo muy superior al ‘yo’ individual, entonces puede empezar a experimentar con más ilusión.




En cualquier caso, y sin esperar una respuesta reveladora ahora mismo, hacerse la pregunta “¿quién soy yo?” es un excelente ejercicio de auto-conocimiento. Simplemente responderse con un sincero “no lo sé” ya puede ser un gran acicate hacia la búsqueda de esa fuente eterna que experimentaba Ramana Maharshi y que, al parecer, nos está esperando siempre, bien dentro nuestro.

0 Comentarios


Cargando comentarios espera un momento...
No tienes permisos para comentar.

Para poder comentar necesitas estar Registrado. O.. ya tienes usuario? Logueate!
Ir al cielo